Life

Legisladores confían en que próximo Congreso amplíe intercambios con Cuba

El Presidente Miguel Díaz-Canel, se reunió este lunes en Nueva York con una representación de legisladores bipartidistas

El Presidente Miguel Díaz-Canel y su esposa Lis Cuesta conversan con el Senador Ron Wyden (D), de Oregón, y su esposa Nancy Wyden. Entre las dos parejas, el traductor cubano. Foto: Estudios Revolución

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, se reunió este lunes en Nueva York con una representación de legisladores demócratas y republicanos, quienes manifestaron su optimismo sobre la posibilidad de que el próximo Congreso amplíe los intercambios comerciales con Cuba.

Díaz-Canel se reunió con los políticos estadounidenses en la Misión Permanente cubana ante las Naciones Unidas, como parte de las actividades colaterales que realiza en su primera asistencia a las sesiones de la Asamblea General.

“Obviamente sería un reto durante la administración de Donald Trump (la ampliación de las relaciones con Cuba), pero mi apreciación es que con el nuevo Congreso vendrá un apoyo mayor a la mejoría del comercio entre los dos países”, dijo a Dominio Cuba tras finalizar el encuentro el senador por el Estado de Oregon, Ron Wyden.

Wyden defiende en la Cámara alta un proyecto de ley que levantaría las sanciones del bloqueo que aplica los Estados Unidos a Cuba desde hace más de medio siglo.

El legislador, quien ejerce como el demócrata de más alto rango el Comité de Finanzas del Senado, calificó de “interesante y constructiva” su conversación con el nuevo presidente cubano y añadió que había quedado satisfecho con el “optimismo” mostrado en el encuentro respecto a las posibilidades para promover actividades económicas beneficiosas para ambos pueblos.

Por su parte, el legislador Roger Marshall, congresista republicano por Kansas, hizo referencia al proyecto de ley Agrícola que se encuentra en discusión entre el Senado y la Cámara baja.

La legislación “incluye un acápite que nos permitiría hacer marketing de productos agrícolas en Cuba y también trabajaría en el proceso de financiamiento de las compras cubanas”, señaló.

Respecto a qué está deteniendo este proyecto, si cuenta con un amplio respaldo, Marshall señaló que se trata simple y llanamente de “política”:

“Hay una minoría de personas en el Congreso que tienen mucha poder en este asunto, pero estamos tratando de superarlo. Como todo el mundo sabe, hay una vasta mayoría de estadounidenses que les gustaría superar el bloqueo. Mis propios hijos no tienen ni idea de qué se trata el embargo”.

La congresista Kathy Castor dijo en su cuenta en Twitter:

“Hoy me reuní con el presidente cubano Miguel Díaz-Canel. Durante la reunión, hice hincapié en la importancia de continuar el diálogo y el compromiso entre los EEUU y Cuba para beneficiar a los ciudadanos de ambos países.”

Desde su arribo a la ciudad de Nueva York, el presidente cubano ha resaltado la voluntad de Cuba de mejorar las relaciones con Estados Unidos sobre las bases de la igualdad y respeto, pero alertó también el retroceso que se ha registrado en los vínculos durante los últimos años.

Estados Unidos retiró en septiembre del año pasado a la mayoría de sus diplomáticos en La Habana, alegando riesgos por una serie de “incidentes de salud” supuestamente presentados por miembros de su personal.

Sobre la base del argumento de los supuestos “ataques”, el Departamento de Estado mantiene clausurado los servicios consulares para los cubanos en su Embajada en La Habana, lo cual afecta directamente a decenas de miles de familias a uno y otro lado del Estrecho de la Florida.

La capital cubana se mantiene declarada como puesto sin acompañante, lo cual impide que los familiares de los diplomáticos permanezcan junto a ellos durante la misión, que fue recortada de 24 meses a un solo año.

Sin embargo, hasta el momento no existen pruebas concretas respecto a que la sintomatología alegada responda a una causa exclusiva o que esté relacionada con actos deliberados contra los funcionarios norteamericanos.

Sobre la persistencia de mensajes que intentan mostrar a Cuba como un destino inseguro, se pronunció la congresista Robin Kelly, demócrata por Chicago:

“Yo amo Cuba, la gente es muy amigable, y de hecho tenemos muchas cosas en común. He ido a escuchar música, a los parques, a juegos de beisbol, creo que tenemos mucho que aprender mutuamente”.

Por su parte, Karen Bass, representante por California, señaló que ella misma ha viajado a Cuba en varias ocasiones, incluido como acompañante durante la visita del presidente Barack Obama a Cuba.

“Estuve dos veces en este año y no tengo ninguna preocupación, y de hecho en la visita de comienzos viaje con un grupo de mis electores para que visitaran la isla”, concluyó.


Source link
Show More

Pin It on Pinterest

Share This

Share this post with your friends!